En estos últimos años, La empresa Británica, Drawmer, ha ido incorporando nuevos productos a su gama setentera. Como novedad, este verano, nos ha deleitado con el 1972 de Drawmer, un preamplificador con 2 canales para micrófono, línea e instrumento que promete ser todo un acierto por sus características únicas, no solo para los estudios de grabación, sino también para un amplio mercado de creadores de contenido.

El 1972 utiliza la última tecnología de That Corporation en los dos preamplificadores de micrófono independientes para proporcionar grabaciones ultra limpias y transparentes, que pueden procesarse en una etapa posterior mediante compresión, ecualización o saturación a válvulas, transformador o cinta. Cada canal tiene una capacidad de 66dB de ganancia escalonada, con un recorte adicional de +/-12dB en la salida, e incorpora un conmutador de impedancia para una adaptación precisa del micrófono. Esto permite a los usuarios sacar lo mejor de cualquier micrófono utilizado, y también proporciona una forma de “esculpir” el sonido de los micrófonos dinámicos pasivos, y especialmente de cinta de baja impedancia.

 

Capturando fuentes difíciles con el 1972 de Drawmer

Entre las típicas herramientas que podemos encontrar en cualquier previo, este incluye una gran cantidad de herramientas que ayudan a grabar fuentes difíciles para obtener la mejor calidad de grabación. El 1972 incluye los controles LoCut y HiCut completamente variables para permitir sintonizar grabaciones y eliminar señales superfluas en las frecuencias bajas y altas, eliminando así, ruidos y silbidos con facilidad. Además, incluye la función Shape, que permite resaltar los graves o los agudos mediante un ecualizador de caída sutil.

Grabar señales muy bajas con facilidad, ¡si es posible!

Pero lo más sorprendente es el control de nivel de ganancia “Lift” desarrollado por Ivon Drawmer, y en este momento única en toda su gama. Se trata de un módulo de ganancia dinámica de bajo nivel que no tienen efecto en señales por encima de 0dB. Esto hace posible grabar señales muy bajas de forma transparente y natural sin que se produzcan distorsiones ni recortes, siendo especialmente eficaz para señales muy dinámicas, resultando muy útil en grabaciones de piano, voces y captura de ambientes.

Sé creativo usando la impedancia variable

Existe una regla general aceptada de que la impedancia de la entrada del preamplificador debe ser 10 veces mayor que la del micrófono para obtener una impedancia de entrada adecuada para el micrófono y para evitar cargar la fuente. Sin embargo, la falta de coincidencia puede crear algunas diferencias tonales interesantes que se pueden usar de manera más creativa. El 1972 tiene 3 configuraciones por entrada de micrófono: 200, 600 y 2400 ohmios, lo que facilita a los usuarios explorar los distintos tonos. El resultado dependerá del micrófono utilizado y de la señal de sonido, ya que los cambios de tono serán evidentes con algunos micrófonos y apenas se notarán con otros.

El toque final

1972 de Drawmer

El 1972 de Drawmer incluye entradas XLR separadas de línea y micrófono en la parte trasera, además de una entrada DI de instrumento de calidad profesional en el panel frontal. Construido en el Reino unido y con una fuente de alimentación lineal toroidal interna de bajo ruido, un chasis de acero resistente y el panel frontal de aluminio al que Drawmer nos tiene acostumbrado.